Andrés Aguirre Ortiz

El Mundo de Tehuacán

 

El camino no ha sido ni será fácil, pero las metas ya están fijadas y una medalla de oro en la Olimpiada Nacional es el objetivo de este año para Maximiliano Gutiérrez, no hay nada que quiera más que obtener el metal dorado que se le escapó durante el 2016.

Maximiliano ya comenzó con su preparación de cara a la próxima Olimpiada Nacional de Boxeo, cuya etapa estatal comienza el próximo mes en Puebla.

Junto a su entrenador Pedro Ramos Temaxte, Max ya inició con sus entrenamientos de alto poder para llegar en las mejores condiciones, ya que en esta ocasión van con todo desde el comienzo debido a que no quieren dejar dudas de quien es el mejor sobre el ring.

“Esta vez no hay lugar para errores, ni dejar dudas en ninguna pelea, tenemos la experiencia de la Olimpiada pasada, aunque gané plata la verdad es que el oro me lo arrebataron de las manos, pero ya no dejaré que vuelva a pasar”, dijo Gutiérrez.

Para este año la preparación ha sido más intensa y a decir de Pedro Ramos, su pupilo ha trabajado más en los detalles, ha perfeccionado la técnica sobre el ring y ha trabajado en diferente tácticas para enfrentar su pelea dependiendo al rival que se tenga enfrente.

“Este año hemos trabajo más y mejor, sabemos que nada es fácil en una Olimpiada, entendemos que ahí llegan solo los mejores y que todos se preparan para llegar en las mejores condiciones”, comentó Pedro Ramos, entrenador de Max.

Cabe destacar que Max es uno de los atletas con más futuro en Tehuacán, es muy disciplinado y siempre busca ir hacia delante, lo que le ha significado incluso haber sido elegido como uno de los mejores atletas de 2016 en Tehuacán al ganar el título de Deportista Revelación del Año dentro del Premio Municipal del Deporte.

Para este año no hay otro meta, no hay pretexto, el oro es el objetivo principal de este atleta juvenil tehuacanense que busca con todo poner en lo más alto el nombre de su ciudad en la Olimpiada.