Abner Mares sabe que enfrente tendrá a un púgil con hambre y juventud, y además mexicano.

Ante eso, el campeón Pluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) toma muy en serio el combate que sostendrá este fin de semana en el StubHub Center de Carson, California, ante su compatriota Andrés “Jaguarcito” Gutiérrez (35-1-1, 25 KO‘s).

El tapatío (30-2-1, 15 KO’s) sabe que una de sus mejores armas es la experiencia que tiene, pues en su historial presume tres coronas mundiales en distintos pesos.

“Gutiérrez es un peleador joven, con hambre de triunfo y quiere ser campeón, lo sabemos, y por eso somos muy respetuosos del rival. Las peleas entre mexicanos siempre son garantía y no será la excepción”, apuntó el originario de Jalisco, quien desde hace unos años vive en Los Ángeles.

Mares no tiene acción desde el pasado 10 de diciembre que le quitó el cetro mundial al argentino Jesús Cuéllar en un pleito que terminó con decisión dividida, mientras que su rival, que apenas cumplió 24 años de edad, tuvo su última salida en octubre de 2016, pero en julio de 2017 no pudo subir al ring en Inglaterra pues horas antes del pleito sufrió un accidente en el baño y se lastimo la nariz, además de romper piezas dentales.

“Pensamos sólo en Gutiérrez, no en lo que viene”, dijo Mares refiriéndose a una posible segunda pelea con Leo Santa Cruz para 2018.


Reforma