El abridor sonorense Marco Estrada recibió la oportunidad de abrir la Serie Divisional en el Globe Life Park y respondió con creces a las expectativas que John Gibbons había depositado en él tras maniatar a los Texas Rangers durante ocho entradas y un tercio. Los Toronto Blue Jays ganarían por pizarra de 10-1.

Estrada necesitó de apenas 98 lanzamientos para dejar en claro porque fue el mejor abridor mexicano durante la temporada regular de las Grandes Ligas con base en una gran colocación de sus lanzamientos y un cambio que se convirtió en un verdadero dolor de cabeza para los texanos.

Adrián Beltré fue el primero en hacerle daño con un sencillo al cuadro en la segunda baja, pero a partir de ahí dominó a 12 enemigos en fila hasta que Elvis Andrus le conectó un indiscutible al jardín central.

En el séptimo rollo volvió a tener hombres en las almohadillas, pero una rola para doble play lo sacó del peligro cuando el juego ya se encontraba 7-0 a favor de los canadienses.

En el cierre del propio novneo episodio, Elvis Andrus conectó triple y posteriormente la única carrera de los tejanos en el juego.

Agencias