La tenista estadounidense Serena Williams se impuso sin problema a la rusa Elena Vesnina por 6-2 y 6-0, por lo que defenderá su corona en la final de Wimbledon 2016, y buscará romper récord de 22 títulos de Grand Slam, que posee la alemana Steffi Graf.

La número uno en la clasificación de la Asociación Femenil de Tenis (WTA) inició con un sólido 8-2 en puntos, con tiros ganadores y pocos errores no forzados, que hicieron el 4-0, para después ponerse 5-0.

Aunque Vesnina reaccionó con un ace, ganó los siguientes dos puntos y salió de cero en el marcador. No obstante, la norteamericana mostró su hegemonía.

Serena hizo un juego sin fisuras y se anotó sus siguientes dos turnos de servicio sin mayores problemas para establecer el 6-2 del primer set, con 15 tiros ganadores, cinco errores no forzados, en sólo 28 minutos de juego y un 6-0, con apenas cinco puntos cedidos en toda la manga.

Serena Williams estará en la final del torneo, con el ánimo de haber superado las 300 victorias de Grand Slam de la WTA, segunda marca entre las mujeres, además de llegar con el mismo número de semanas como número uno del mundo.

Williams, número uno en el ranking de la Asociación Femenil de Tenis (WTA), manifestó su sorpresa por llegar nuevamente a una final de Wimbledon. “No me puedo creer que esté de nuevo en la final de Wimbledon. Salí con toda la determinación posible porque (Elena) Vesnina sirve muy bien y me tuve que emplear a fondo”, indicó después de ganar la semifinal.

Afirmó que llegar a estas instancias en un Grand Slam como este, nunca es fácil, “hay que pelear cada punto a fondo y así lo entendía y deseaba desde el fondo de mi corazón”.

La menor de las hermanas Williams alcanzó su novena final en el torneo londinense, además aseguró el lugar número uno del mundo. “Estoy muy feliz. Estaba realmente enfocado porque tuvimos muchos partidos difíciles antes”.


Agencias