Un tribunal de Segundo Circuito en Estados Unidos negó al mariscal de campo Tom Brady una audiencia para revertir la decisión de esa misma instancia judicial de reinstalar la suspensión de cuatro partidos contra el jugador por parte de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL).

En un comunicado publicado ayer en su página de Internet, Patriotas de Nueva Inglaterra, equipo para el que juega Brady, dio a conocer la decisión del tribunal y analizó las opciones que le restan al pasador para tratar de revertir la sanción.

De acuerdo con la información, el único recurso que le queda al cuatro veces campeón del Super Bowl es llevar su apelación ante la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos, lo cual tendría que ocurrir en el transcurso de la próxima semana.

El egresado de la Universidad de Michigan lleva más de un año envuelto en una batalla legal con la NFL, a raíz de que se descubrió que un par de empleados del vestidor de Patriotas desinflaron los balones usados por Potros de Indianápolis en el juego por el título de la Conferencia Americana.

Los hechos se dieron a conocer a principios del año pasado, lo cual derivó en una pesquisa conducida por el investigador independiente Tom Well, cuyo informe determinó que "es más posible que Brady estuviera consciente en lo general a que no" de las actividades de dichos empleados.

El resultado le acarreó a Brady una suspensión de cuatro juegos por parte de la Liga, castigo que, sin embargo, quedó sin efecto cuando un Tribunal de Distrito falló contra la Liga, esto una semana antes del arranque de la temporada 2015, en septiembre pasado.

Agencias