Ciudad de México.- La afición mexicana se quedó lejos de sus mejores actuaciones, pero dejó claro que su villano es el técnico Juan Carlos Osorio.

Si bien no colmaron el Estadio Azteca, al ocupar tres cuartas partes del inmueble, los seguidores hicieron su parte anoche en el México-Honduras por la Eliminatoria Mundialista rumbo a Rusia 2018.

Los aficionados apoyaron en todo momento a su Selección aunque mostraron su disgusto con el timonel colombiano.

Osorio fue el único abucheado antes del comienzo del duelo, cuando el sonido local y las pantallas del Coloso de Santa Úrsula anunciaron al 11 titular y al entrenador.

Al 80', se dejó escuchar el ¡Fuera Osorio, fuera Osorio! cuando los fans no veían por dónde el representativo mexicano podía hacer daño, lo que se acentuó conforme moría el encuentro.

No por ello, la afición se olvidó de presionar al rival, pues en cuanto los catrachos salieron a la cancha, fueron abucheados.

Los seguidores verdes hacían su parte, como cuando el árbitro Mark Geiger pitó una falta a favor de los hondureños, lo que generó el grito de "¡culero, culero!".

El ¡México, México! estuvo presente desde temprano y para el 20' ya sonaba el ¡Olé, Olé!, cuando el Tri hilvanó varios pases.

Pero la tribuna comenzó a desesperarse ante el poco futbol que se veía en la cancha, y por eso al 40' se hacían los primeros esfuerzos para realizar la ola, que fructificó antes del medio tiempo.

Sin embargo, al finalizar la primera parte surgió el primer síntoma de molestia con su Selección, cuando un sonoro abucheo se desparramó por el Estadio Azteca.

Aun así, la afición cumplió con su parte en el complemento hasta que reapareció la molestia hacia el Tri de Osorio, quien fue víctima del malestar de los seguidores.

Eso se combinó con los lamentos de la tribuna tras ser testigo de una Selección sin contundencia.

REFORMA/Foto: REFORMA