Boston.- Tom Brady apenas dejó atrás la polémica de los balones desinflados -Deflategate- cuando ya se está en otra.

La esposa del mariscal de Patriotas, la modelo brasileña Gisele Bundchen, confirmó en CBS This Morning que su esposo sufrió una lesión en la cabeza en 2016.

"El año pasado tuvo una conmoción cerebral. Ha tenido conmociones prácticamente todos...", dijo la top model, antes de dejar la frase incompleta. "O sea, no hablamos al respecto. Pero sí ha tenido conmociones. No creo que sea algo saludable para nadie".

Brady, de 39 años, ha dicho que le gustaría seguir en la NFL hasta cerca de los 45, pero Gisele no se mostró muy entusiasta con esta idea.

"Ese tipo de agresión no puede ser saludable. Yo quiero que esté bien y que hagamos muchas cosas divertidas, espero que hasta tengamos como 100 (años)".

Por el momento, ni el pasador ni los Patriotas se han manifestado y la NFL explicó que oficiales de la Liga revisaron los reportes independientes de consultores neurológicos que trabajaron en los partidos de Tom en 2016.

"No hay registros que indiquen que el Sr. Brady sufrió una lesión en la cabeza o conmoción o haya exhibido síntomas de conmoción", dijo Brian McCarthy, vocero de la NFL.

En 2015, durante el Súper Tazón XLIX, surgió la polémica de si el receptor de Patriotas Julian Edelman había sido conmocionado por un golpe casco-casco, pero fue revisado y pasó el protocolo. En entrevistas posteriores al juego, el jugador siempre se rehusó a contestar cuando le preguntaron del incidente, argumentando que por políticas del equipo no podía hablar sobre lesiones.