“La creación de este Polideportivo, nos obliga a crecer en los deportes que se jueguen aquí; eso es una realidad; al menos yo con la selección femenil, pues me mucho gustó contar con este espacio cerrado”, expresó Luis Carlos Ortuño Barba, una de las voces más experimentadas del deporte del baloncesto.

“Ya necesitábamos un espacio así, la población estudiantil y la práctica del deporte lo exigía, me da mucho gusto que ya lo tengamos como nido del cardenal y pues yo que aquí estudie, jugué y ahora formo parte de la institución como catedrático, me siento contento pues es un espacio digno”, dijo.

Expuso que como jugador y ahora como couch, espera algún día ver jugar a sus hijas y su hijo en este recinto.


Tirso Esteves Suazo

El Mundo de Tehuacán