El cambio de imagen de Lionel Messi con el pelo rubio al viento marca un cambio de “look” de una gran estrella del fútbol que, aunque no lo pretenda, llama todavía más la atención de sus seguidores. El foco mediático ya lo tiene bien colocado “La Pulga”, pero varios son los futbolistas de élite que se hicieron notar dando a sus cabellos tonos dorados.

DESTACADOS:

+++ Según comentaba a la prensa su estilista, Ariel Bermúdez, el mago de la zurda prodigiosa lo hizo porque “le daba un `look´ más de hombre”.

+++ Mario Balotelli y Paul Pogba también lucen, en tipo cresta o formando “nido”, sus pelos con reflejos o mechas doradas que resaltan aún más sus esbeltas y altas figuras.

+++ El “monstruo” Cristiano Ronaldo también se ha dado mechas rubias en ocasiones, así como Neymar, el rey del cambio de “look” o el madrileño Fernando Torres.

Lo del cambio de “look” entre los futbolistas está al orden del día. Unos porque hacen una promesa si ganan tal o cual campeonato y otros, simplemente, por cambiar la imagen a sabiendas de que todos los focos mediáticos se van a centrar en su figura.

Ahora le ha tocado el turno al mejor jugador del mundo, al menos según dicen los dirigentes del fútbol mundial, Lionel Messi, el futbolista argentino del F.C. Barcelona que ha llegado a la pretemporada luciendo unos cabellos rubios pero, eso sí, con la barba pelirroja que lució en la pasada Copa América.

Según comentaba a la prensa su estilista, Ariel Bermúdez, el mago de la zurda prodigiosa lo hizo porque “le daba un `look´ más de hombre”.

Sobre la elección de este rubio, Bermúdez, profesional peluquero argentino que vive en Barcelona desde hace más de una década, ha comentado a Eurosport : “Es solo un cambio de imagen. En cuanto al pelo, se están usando mucho los colores cenizas, los colores grises en el verano europeo. No buscábamos eso, buscábamos el color que finalmente hicimos“.

El elegido ha sido un rubio intenso, hacia el platino, buscando el efecto llamativo, pero siempre de acuerdo a Antonella Roccuzzo, la pareja de Leo Messi, que fue quien colgó en las redes sociales la primera fotografía del cambio del goleador rosarino.

MARIO BALOTELLI Y PAUL POGBA.

Pero muchos han sido los jugadores de fútbol que han cambiado su aspecto al rubio en diversas tonalidades, formas y tamaños en la historia del deporte rey, e incluso Diego Armando Maradona también se tiñó en ese tono, aunque después de colgar las botas.

Y así fue sorprendente ver el resultado de un pelo rubio, eso sí, especialmente en las puntas y en la zona más superior de la cabeza, cuando quienes lo hicieron son hombres de color, como ocurrió con dos grandes genios del deporte rey: Mario Balotelli y Paul Pogba.

El primero, italiano de origen ghanés, lo luce, bien en tipo cresta o formando “nido” con las puntas rubias, que dan una mayor intensidad a su, de por sí, espigada y atlética figura. A sus 26 años recién cumplidos este aspecto de pelo rompedor encaja perfectamente con su personalidad algo agresiva y que le ha hecho pasar por múltiples equipos de toda Europa.

Por su parte, el futbolista francés Paul Pogba, de origen guineano, también se ha apuntado últimamente al color de pelo rubio que corona su testa de más de metro noventa de altura y le hacen destacar más, si cabe, después de que en 2013 fuese proclamado el mejor jugador europeo menor de 21 años.

BARCELONA, ATLÉTICO Y REAL MADRID.

De los equipos más relevantes de la liga española: Atlético de Madrid, F.C. Barcelona y Real Madrid, Messi no ha sido ni el primero ni el único en lucir cabellos dorados y fue precisamente un excompañero de “La Pulga”, el brasileño Dani Alves, quien se atrevió primero a romper con el molde de morenos “en rubio”. Eso sí, lo hizo con un corte de pelo al mínimo de su expresión.

Otro futbolista del Barcelona que también puso sus pelos en color oro fue la nueva estrella brasileña Neymar da Silva, quien aparte de habilidades con el balón, siempre se ha sentido un metrosexual que ha cambiado de imagen en diversas ocasiones. De rubio se puso por primera vez en 2014 y volvió a repetir en 2015. Se dice de él en el vestuario que es el rey de los cambios de “look”.

En el Atlético de Madrid quien se ha dado mechas y reflejos rubios en varias ocasiones, a pesar de que su pelo apunta bien hacia esa tonalidad, es el madrileño Fernando Torres. Conocido como “El Niño”, con la resaltación del áureo color del cabello se ha hecho notar entre las defensas contrarias de forma muy notoria. Su actual compañero, Antoine Griezmann, también tuvo un período en el que se tiño de rubio, aunque cambió a su color natural cuando se enteró que iba a ser padre.

En el Real Madrid de la actualidad dos futbolistas son los que han dado reflejos dorados a sus pelos. Por cantidad y veces, quien se lleva la palma es el sevillano Sergio Ramos, quien se ha teñido luciendo melena al viento y también con el cabello casi rapado.

Ahora también ha lucido en ocasiones una cresta de oro el “monstruo”, Cristiano Ronaldo, quien no puede dejar de apuntarse a modas en las que la imagen salta a las portadas. No en vano una de las fuentes de ingresos más importantes del jugador es la publicidad.

Otros futbolistas de épocas pasadas del Real Madrid que también optaron por resaltar la parte más alta de su anatomía con el color rubio, fueron el metrosexual británico David Beckham, también un rey del mundo publicitario, y José María Gutiérrez “Guti”, un rubio que quiso serlo más y que destacaba por sus genialidades y sus “desapariciones” en el campo, a partes iguales.

Pero, aunque existen otros ejemplos, no hay que olvidar a uno de los futbolistas con más clase de Latinoamérica, el colombiano Carlos Alberto Valderrama, que ahora tiene 54 años, pero que durante casi toda su vida profesional –y fue larga- utilizó un tinte rubio que daba un añadido espectáculo a su, de por sí, voluminosa testa rizada a lo afro.

Nunca pasó desapercibido en el campo, ni por su juego y personalidad, ni por su “look” especial. Algo que siguen repitiendo los grandes futbolistas como moda o gusto, pero también como gesto hacia el público y una forma más de llamar la atención.

EFE

Foto: EFE