II GUSTAVO ORTIZ G.

EL MUNDO DE TEHUACÁN


La felicidad es un estado de ánimo, derivado de una satisfacción, sin embargo, en ocasiones cuando las acciones se realizan sin pensar en las consecuencias socialmente se recibe un castigo severo, es ahí donde puede entrar la infelicidad.

Tal es el caso de algunos reos, quienes tienen que pasar por un proceso psicológico, para poder evitar la frustración ya que tienen que hacer las paces con su pasado para tener plenitud y tranquilidad en su vida.

La psicóloga Mariel Robles explicó cual es el proceso por el que pasan los internos para poder integrarse a la sociedad después de haber estado tras las rejas.

“El primer paso es el reconocimiento de la situación, saber como persona que hubo una equivocación y asumir la responsabilidad que conlleva”, dijo.

Las personas deben concientizar que hicieron un daño y que la sociedad los va a señalar, es ahí donde ellos deben aceptar que cada acción tendrá una reacción, citó.

Posteriormente en el ámbito psicológico se trabaja con el manejo de la culpa, ese proceso es el más difícil ya que ese sentimiento puede provocar que las personas que estuvieron presas se autocastiguen, principalmente al recibir las fuertes críticas sociales.

Dentro de los penales existe un área destinada para la reinserción de los reos, la cual varía dependiendo del delito; en el proceso se realiza una evaluación psicológica, se les brindan talleres, pláticas y se trabaja con el manejo de emociones personales, sin embargo, en ocasiones los detenidos quedan en libertad y reinciden en los hechos delictivos.


¿Qué pasa con esas personas?

La psicóloga explicó que un punto primordial es la ayuda que ellos reciben de sus familiares, mismos que deben poner límites desde su hogar, además también puede ser que exista fallas durante el proceso psicológico.

Por otra parte, hay muchos exreos que logran culminar de una forma favorable el proceso, que asimilan el contexto y están conscientes de que sus acciones provocaron afectaciones a terceras personas, sin embargo, logran aceptar su culpabilidad y lo asumen con mucha responsabilidad.

Existen casos en que estás personas logran tener una buena vida, un trabajo y familia, explicó Mariel Robles.

Lo anterior lo logran mediante un proceso que demanda un esfuerzo, dependiendo de cual sea el delito por el cual fueron encarcelados. Durante el trayecto las personas van liberando su pasado para que no afecte su presente y sean felices.