Puebla.- Un hombre que padecía epilepsia salió de su casa la noche del lunes y fue encontrado sin vida ayer en una barranca de San Diego Ecatepec, en la junta auxiliar de Chachapa.

La víctima fue identificada como Pablo Reyes Pérez, de 36 años de edad.

Testigos comentaron que el occiso desapareció el lunes por la noche y ya no regresó a su vivienda.

El fallecido era alcohólico y sufría de ataques epilépticos, por que sus familiares comenzaron a buscarlo de inmediato en diferentes puntos.

“Un vecino fue el que lo encontró y fue por su mamá para que lo reconocieran, unos dicen que fue caído pero no tenía ninguna lesión”, dijo un testigo.

Ayer por la mañana un vecino lo vio en la barranca ubicada en la calle Pinos, esquina con Ocote, por lo que fue a dar aviso a sus familiares.

“Refieren que es alcohólico y sufre de ataques epilépticos, asimismo, salió en la noche lloviendo, ya no lo volvieron a ver hasta hoy que lo buscaron cerca de su casa, donde lo encontraron”, declaró un elemento policiaco.

Algunos vecinos estimaron que el hombre había caído de ocho metros de altura aproximadamente, debido a que se veía la tierra desbarrancada, sin embargo, integrantes de los cuerpos de emergencia descartaron esa versión.

Paramédicos de la Cruz Roja Mexicana revisaron el cuerpo y estimaron que falleció por broncoaspiración.

Explicaron que la víctima no tenía golpes ni lesiones que pudieran indicar que hubiera caído de lo alto.

“El cuerpo lo revisaron, pero mencionaron que no tenÌa ninguna lesión, por eso creen que se trató de un paro o de broncoaspiración”, mencionó una fuente policiaca.

El hombre fue reconocido porque la última vez que lo vieron vestía un pantalón azul de mezclilla y una sudadera blanca.

Silvia Pérez López, su madre de 55 años de edad, identificó el cadáver de su hijo y se hizo cargo de los trámites ante las autoridades.


Agencia Reforma