A través de las cámaras del Centro de Respuesta Inmediata de Tehuacán (Cerit), se detectó que un menor había salido de su casa arriesgando su integridad, mientras que sus “cuidadores” se encontraban presuntamente drogándose.

Fue alrededor de las 16:45 horas de ayer, cuando efectivos de la Policía Municipal, fueron alertados de que un niño de 2 años de edad, había salido de un domicilio cruzando la calle, corriendo el riego de ser atropellado.

Tras el arribo de los uniformados, mediante vía radio, dieron a conocer las características y la ubicación del menor, el cual se encontraba solo en la vía pública.

Tras lograr hacer contacto con él, se acercaron al domicilio que la cámara detectó, siendo la casa ubicada sobre la calle 7 Poniente a la altura del número 825.

Al ser una vecindad preguntaron con los habitantes de dicho inmueble, fue el dueño quien les dio el acceso a los elementos de Seguridad Pública, señalando la casa donde vive el menor, por lo que policías al escuchar que en el interior había alguien tocaron la puerta.

Fueron dos jóvenes quienes salieron del domicilio, quienes indicaron que eran los encargados de cuidar al menor, pero en una “distracción” lo perdieron de vista.

Elementos al notar que los jóvenes se encontraban nerviosos, optaron por revisarlos notando que en sus pertenencias tenían hierba parecida a la mariguana.

Ante esto, detuvieron a los dos individuos y fueron llevados a la dirección de la corporación, asimismo, el infante fue llevado a la Dirección de Seguridad Pública.

Testigos indicaron que la mamá del niño trabaja, por lo que les dejó encargado a los detenidos, sin saber que consumían sustancias tóxicas.


Brenda Vázquez M.

EL MUNDO DE TEHUACÁN