Los deudos de las 14 personas que murieron y los familiares de los 30 heridos en una explosión de pirotecnia en la comunidad de Chilchotlá, en Puebla, recibieron la promesa de reconstrucción y apoyo por parte de autoridades.

Alrededor de las 13:35 horas el Gobernador, Antonio Gali Fayad, llegó a la comunidad en helicóptero y realizó una visita en el área donde estaba la casa que almacenaba la pirotecnia.

También habló con el mayordomo Juan Serrano, a quien le prometió todo el apoyo económico para reconstruir su casa.

“Es un momento difícil para toda la comunidad, pero debemos levantarnos y ser fuertes, no están solos, el Gobierno del Estado va a apoyar a todas las familias afectadas”, aseguró el gobernador.

Gali Fayad agregó que se mantendrá al pendiente de los tres menores que se encuentran delicados de salud en el Hospital para el Niño Poblano y brindarán todo el apoyo moral y económico.

“Vamos a trabajar para que San Isidro vuelva a ser lo que un día fue, los tres niveles de Gobierno estamos pendientes de la situación y en próximos días los volveré a visitar para ver cómo se levantan”, dijo.

El Gobernador aseguró que autoridades federales aprobaron la donación de un predio donde el día de mañana serán enterradas las 14 personas que murieron por la explosión ocurrida la noche del lunes.


Agencia Reforma