Un joven de 23 años de edad de oficio albañil decidió terminar con su vida, ató una zoga en su cuello y la unió entre varrillas y alambres en un castillo en construcción que se encontraba en la cocina de su casa para después dejar caer su peso y morir asfixiado.

El lamentable hecho ocurrió sobre la calle Manuel Ávila Camacho de la colonia Porvenir.

Eran las 8:00 horas cuando su hermano menor fue a buscarlo, vivían en la misma colonia pero en casas separadas, el occiso quien era el hermano mayor vivía con sus abuelos, mientras tanto el resto de sus hermanos dos mujeres y un hombre vivían con su madre en la casa de un lado. Su hermano menor explicó a las autoridades que había ido a visitarlo y al ingresar vio una imagen que lo dejó helado.

Era su hermano mayor Luis Gabriel VázquezAmador, quien colgaba de una cuerda, sus piernas estaban flexionadas y sus rodillas casi podían rozar el piso de tierra que hay en la vivienda hecha de madera. El joven al observar el cadáver de su hermano corrió a darle aviso a su madre y posteriormente comenzaron a marcar los números de auxilio activando a los cuerpos de emergencia.

Pasaron unos minutos y a la zona arribó una ambulancia; paramédicos al revisar al hombre solo reafirmaron el deceso ya que no había nada que pudieran hacer puesto que ya no presentaba signos vitales.

Pasó poco más de una hora y finalmente el cuerpo fue levantado con la intervención de elementos de la Fiscalía General del Estado y el Servicio Médico Forense, quienes lo trasladaron al anfiteatro, donde será el médico legista quien determine con exactitud las causas del deceso.


Gustavo Ortiz G./EL MUNDO DE TEHUACÁN