II Mariana Gutiérrez

El Mundo de Tehuacán


Después de dos años de estar realizando méritos, Don Jorge Vidal logró pertenecer a la Banda Municipal de Tehuacán y desde hace 32 años continúa disfrutando ofrecer un concierto.

Su gusto por la música comenzó desde muy niño, los días miércoles y jueves no faltaba a ningún ensayo porque eso era parte del mérito que debía cumplir si deseaba pertenecer a la banda.

Durante su trayectoria Don Jorge ha vivido un sin fin de experiencias, aprendió a tocar más de ocho instrumentos, a brindar música a cada partitura, pero su mayor gusto es tocar el piano.

Acompañado de su esposa la señora Yolanda Martínez Hernández y sus cuatro hijos, Jorge, José, Ricardo y Rogelio Vidal Martínez, nos confesó sentirse pleno y realizado cada vez que sube a un escenario y brinda un concierto acompañado de sus amigos.

A pesar de que reconoció que el gusto por la música no es muy remunerado, debido a que en un inicio cada integrante recibía solo el pago de una compensación de 250 pesos por ser parte de la Banda Municipal.

Ahora la actual administración asignó un salario de 2 mil 200 pesos quincenales por ser parte de este acervo musical, dónde cada mes se tiene que cumplir con la presentación de ocho conciertos, ya sea en una ceremonia oficial o bien en eventos culturales o artísticos.

Don Jorge es hasta el día de hoy el único integrante que continúa en la Banda Municipal, con 32 años de trayectoria, nos reveló que lo más bonito que ha vivido es haber participado en la Guelaguetza en el Estado de Oaxaca, así cómo conocer otros partes de la entidad que no había conocido y que a través de la Banda Municipal ha logrado conocer.

“El mayor pago para un artista son los aplausos y para lograrlos hay que brindar un gran espectáculo” nos confesó Don Jorge.

Actualmente uno de sus hijos forma parte de la Banda Municipal, el resto también se dedican a la música.

A pesar de que impartía clases en algunas instituciones educativas, por su edad y como él lo dice “los achaques” dejó de hacerlo, pero desde su casa continúa creando música a través de cada una de la partituras.

Sin embargo, no todo ha sido fama y gloria, la Banda Municipal también ha tenido momentos tristes y quizá uno de los que marco a cada integrante fue observar como su antiguo director Luis Martínez Román ya era muy difícil para él subir al kiosco, acomodar su partitura y quizá el momento más inolvidable aceptar su retiro.

Finalmente el entrevistado reconoció que no hay mejor satisfacción que ver qué existen nuevas generaciones que les interesa formar parte de esta Banda Municipal y en la cual uno de sus hijos ya forma parte de ella.