“Siempre hay que estar bien con la familia”, es la frase de Erick Hernández González, rescatista y padre de dos niñas, ambas facetas que le apasionan y que trata de cumplir con honor.

El apoyo a la sociedad se convirtió en su convicción desde hace 12 años. Entre el fuego, lodo y obstáculos en ocasiones tiene que pasar jornadas completas, una difícil labor, sin embargo encontró en su esposa, la dupla perfecta para cumplirlas.

Resaltó la importancia de dar tiempo de calidad y no cantidad a los hijos; aconsejó promover los juegos tradicionales en casa como serpientes y escaleras, lotería y futbol; entre otros, donde se conviva plenamente.

Es importante que desde el núcleo familiar se enseñe a los infantes a ser serviciales, de esta forma se contribuye en la construcción de una sociedad mejor, y esta acción la pone en práctica con sus hijas.

Una de ellas apasionada de la labor de su padre, quien ya realizó algunas prácticas con fuego, y a la más pequeña solo le gusta el traje de bombero, ilusión de todo niño a su edad.

Erick, es comandante del sistema Osiris que tiene el objetivo de capacitar en prevención de accidentes y riesgos, en este sentido también imparte talleres a jóvenes sobre los riesgos en redes sociales y otros acciones que suelen cometer sin precaución.

Lo más importante es que ha logrado que sus dos familias (su hogar y su trabajo) se empalmen, un logro muy importante a sus 41 años.

Emitió un mensaje a todos los padres, priorizando que deben ser concientes de la responsabilidad que tienen, la cual es muy importante para la formación de ciudadanos de bien, que sean un reflejo de las nuevas generaciones.


MARÍA ROJAS TOBÓN

EL MUNDO DE TEHUACÁN