Persisten quejas ante la presunta apertura de nuevos establecimientos con venta de bebidas alcohólicas en el primer cuadro de la ciudad; vecinos y cámaras aseguran que inseguridad, peleas callejeras y una mala imagen para visitantes es lo que genera la proliferación de esos lugares.

Vecinos de la calle 1 Norte extendieron su preocupación por la supuesta apertura de un nuevo bar, mismo que se integrará al padrón de los más de ocho que existen sobre esa vialidad. Las inconformidades afirmaron se deben a que Tehuacán se está convirtiendo en un municipio con niveles de inseguridad altos y las aperturas de nuevos lugares de ese giro perjudican aún más. Respecto al tema el presidente de la Cámara Nacional del Comercio (Canaco) Manuel Domínguez Ramírez, afirmó que comercios aledaños a esos lugares también se ven afectados por la excesiva presencia de centros nocturnos y bares, no solo por la mala imagen que generan sino también porque personas en estado etílico podrían ocasionar desperfectos.

“Las autoridades tienen cero tolerancia en el alcoholímetro pero mucha tolerancia en la apertura de nuevos bares, eso es una hipocresía y falsedad del ayuntamiento, lo peor es que resultan ser propiedad de funcionarios y aunque aseguran que el alcoholímetro no es una recaudación monetaria ponen trampas cerca de los establecimientos”, aseguró el entrevistado.

Domínguez Ramírez explicó que se han girado oficios para mediar la situación los cuales ha sido ignorado por la comuna y ante ese panorama están convirtiendo a Tehuacán en “una cantina grande”, esto principalmente en el centro de la ciudad en donde la prioridad tendría que ser proyectar una buena imagen.


II Jennifer Carrillo

EL MUNDO DE TEHUACÁN