Al menos dos municipios de la región son un peligro para transportistas, tramos de Tehuacán y Esperanza han dejado significativas pérdidas económicas durante este año para el sector.

De acuerdo a la Amotac son hasta ocho atracos semanales los que se denuncian, cifra que revela la nula intervención de autoridades estatales. Durante 2017 el robo de unidades de transporte, los asaltos a mano armada y el despojo de mercancía que van desde ropa, refrescos, huevo y hasta electrodomésticos siguen siendo el delito que posicionó a Puebla en el primer lugar de inseguridad en tramos carreteros; así lo declaró Gabriel Femat, delegado de la Alianza Mexicana de Organización de Transportistas AC (Amotac) en la ciudad de Tehuacán.

Poco se ha hecho para que esa problemática se detenga, ya que de acuerdo al entrevistado la Policía Federal no tiene presencia en tramos con mayor incidencia como lo son Tehuacán-Cuacnopalan, Tehuacán-Tecamachalco y Tehuacán-Huajuapan.Camiones, tráilers y automóviles con o sin carga fueron robados, provocando que esto afectará a empresas transportistas debido a la baja de operadores.

El principal “modus operandi” dijo es que delincuentes se respaldan de armas largas de grueso calibre para intimidar a sus víctimas, posteriormente los acorralan en los ascensos o descensos de carreteras, debido a la disminución obligatoria de velocidad y posteriormente despojan de todas sus pertenencias.


Jennifer Carrillo

EL MUNDO DE TEHUACÁN