En solo 10 días el peso ha perdido más del 7% de su valor; ayer el dólar alcanzó un nuevo récord histórico al superar los 22 pesos. Analistas ya habían pronosticado este comportamiento de la moneda extranjera.

El 31 de diciembre de 2016, la divisa estadounidense se vendió en 20.53 pesos, un valor estable luego de las diferentes alzas que alcanzó en este año, sin embargo, ayer la moneda se cotizó hasta en 22.10, tendencia que podría seguir.

La devaluación del peso desde finales de 2015 comenzó a pasos agigantados, repercutiendo en las empresas, como la industria textil que indicó que la materia prima que utilizan registraba un precio mayor y por lo tanto afectaría en las utilidades.

Especialistas en materia económica, como Miguel Antonio Mascarúa, advirtieron que la moneda extranjera seguiría al alza, pero ya no solo afectaría a los industriales, sino a la población en general debido al aumento de algunos productos de importación.

En el caso de la construcción la escala ha impactado en el costo de acero y cemento, que pueden encarecer una obra para este año.

Estas noticias no son alentadoras, ya que también se inició el actual periodo con un aumento al precio de los combustibles, que muestran la fragilidad en la que se encuentra la economía del país.


MARíA ROJAS TOBóN

EL MUNDO DE TEHUACÁN