Pide Rodrigo Aguilar Martínez, obispo de Tehuacán, no acostumbrarse a la violencia, producto de la descomposición social y la impunidad de algunos casos; de igual manera, a trabajar en el rescate de la comunicación y la unidad familiar.

En un comunicado emitido por la Diócesis de Tehuacán, el prelado especificó que las noticias de violencia y muertes que diariamente se dan a conocer, como periodistas asesinados, agresiones a sacerdotes, así como los cuerpos que aparecen gravemente maltratados y sin vida en la ciudad de Tehuacán o sus cercanías, no deben ser considerados como actos comunes.

Manifestó que las causas de los actos violentos pueden ser muy diferentes, ya que podría haber casos de ajuste de cuentas o represalias por lo que la persona ha dicho, hecho o conoce.

Ante esto, el líder religioso exhortó a no caer en un criterio simplista, debido a que pareciera que la sociedad ya se está acostumbrando a tantas noticias de violencia y muerte.

Aguilar Martínez admitió que actualmente se ha perdido el respeto a la vida humana, también que son muy visibles los signos de descomposición social, más cuando los agresores son adolescentes o personas que tienen una historia de delincuencia notoria y constante para el medio social donde viven.


Jennifer Carrillo

El Mundo de Tehuacán