Coxcatlán.- Ante el temor que vuelva a ocurrir una masacre mayor, como sucedió en San José El Mirador, donde el 9 de junio 12 personas fueron privadas de la vida con armas de fuego, cinco familias decidieron abandonar sus hogares al notar la presencia de personas extrañas que realizan disparos con armas de fuego.

Los habitantes de la inspectoría El Potrero llegaron ayer a la presidencia de Coxcatlán para pedir apoyo de las autoridades municipales para ser albergadas, pues temen por la vida de sus familiares.

Son 31 personas entre adultos y menores de edad, los cuales con solo la ropa que llevan puesta y unas prendas que pudieron meter en bolsas de plástico, salieron de sus casas ayer por la mañana.

Indicaron que han sido varios días que han escuchado detonaciones de bala, pero en las últimas horas los disparos sonaron más cerca.

La comunidad El Potrero está ubicada en los límites con Oaxaca, a 35 minutos de camino sobre terracería llegan a Vigastepec.

Es una comunidad colindante con la inspectoría de San José El Mirador, donde 12 personas fueron privadas de la vida y dos más lograron salvar la vida.

“Tengo a mis hijos, mis sobrinos, hermanos y las cinco familias vivimos cerca una de la otra, pero muy alejados del centro de la comunidad y ante el temor por nuestras vidas, decidimos mejor salirnos y pedir el apoyo de las autoridades municipales”, concluyó un padre de familia.

 

Son 31 personas

Les dan albergue

Coxcatlán.- En una casa habitación que será prestada se albergarán las 31 personas, además de brindarles el apoyo en tanto se inicia un acercamiento con el Gobierno del Estado y el Ejército Mexicano para reforzar la seguridad en los límites con Oaxaca, dijo Vicente López de la Vega, edil de Coxcatlán.

 

Felipe Jiménez Ch.

 

FELIPE JIMÉNEZ CH./EL MUNDO DE TEHUACÁN