Cerca de ocho vecinos de la inspectoría de San Vicente Ferrer y colonias afectadas, acudieron al módulo médico, tras el derrame de aguas residuales presentado la madrugada del día 15 de junio cuando se presentó una ruptura en el biodigestor de la empresa Patsa.

Afectados explicaron que entre los síntomas que presentan es dolor de cabeza, vomitó y dolor estomacal, hasta ahora no se ha realizado ninguna alerta debido a que los malestares son un cuadro común.

Cabe señalar que ante la contingencia ambiental instancias municipales hicieron un llamado para evitar que se propaguen enfermedades; es necesario tomar precauciones en la preparación de alimentos. Por su parte agrupaciones civiles recomendaron mediante redes sociales intensificar la medidas de higiene, así como evitar ingerir alimentos en la calle, debido a la contaminación.

Cabe mencionar que más de 20 mil metros cúbicos de agua residuales se esparcieron en más de 13 colonias, por lo que actualmente se siguen realizando trabajo de saneamiento y limpieza explicó la inspectora de San Vicente Ferrer, Rosa López.


Sagrario Cortés

El Mundo de Tehuacan