¿Tienes niños y piensas vivir en un departamento? Antes de comprarlo o rentarlo, asegúrate de que sea completamente seguro para los infantes con el fin de que minimices el riesgo de una tragedia en tu hogar.

Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), cada año, al menos 750 mil niños mueren por lesiones, donde las caídas, quemaduras y muerte por ahogamiento son los accidentes más comunes, y en su mayoría, pasan en el hogar.

El arquitecto Guillermo Lozano resalta que actualmente se están realizando muchos edificios en el área metropolitana y muchos de ellos cuentan con más de 10 pisos, motivo por el que los padres deben verificar que dichas escaleras cuenten con barandales en ambos lados para evitar alguna caída.

“Tienen que ser suficientemente anchos (los barandales)”, considera.

Las caídas son muy comunes dentro del departamento, por lo que sugiere que los baños y los balcones tengan piso antiderrapante, para evitar que se resbalen.

Además, que las ventanas cuenten con antepecho para evitar una caída. “El antepecho es la parte de abajo de la ventana, muchas (ventanas) no tienen rejas y tienen mosquiteros, algún niño puede romper un mosquitero y se puede caer”, señala.

Y en las vacaciones de verano y en las fiestas decembrinas, son las temporadas en las que incrementan entre un 60 y 70% los servicios de emergencia por accidentes de niños, resalta Miguel Perales, experto en Protección Civil.

Agrega que es importante proteger los enchufes y cableados eléctricos en el departamento, con el objetivo de que los niños no los toquen. “Lamentablemente la mayor parte de los enchufes eléctricos están a muy baja altura”, dice Perales, “lo más común es que un niño tenga la curiosidad de meter el dedo”.

Es por ello que recomienda adquirir ciertas clavijas de plástico para cubrir los enchufes.

La cocina también es un punto de riesgo importante, motivo por el que sugiere restringir el acceso a menores a esa área del departamento.

“El niño que ingresa a la cocina, tiene acceso a la estufa, y si ahí hay algún artículo cocinándose, corre el riesgo de que suceda un accidente si tira el sartén, y se haga una quemadura o el peligro de cometer un incendio”, comenta.

Además, recomienda agregar algún tipo de seguro en las válvulas de la estufa, para evitar que jueguen con la misma.

Y para descartar un posible incendio, aconseja que el departamento o casa cuente con un detector de humo y un extintor.

Las lesiones por objetos que se le caen a los niños también son muy comunes en los hogares.

Es por ello que los muebles deben estar sujetos a la pared o el piso y los productos pesados, como televisiones, tienen que estar en una parte alta donde los niños no los alcancen. (Reforma)


Agencia