En los últimos meses, agremiados al sector restaurantero han recibido ofertas de alcohol de dudosa procedencia, cuyos los costos no corresponden a los estándares legales marcados, que oscilan en un precio menor al 50% de lo que comúnmente se encuentran en el mercado.

Javier Velasco Recio, presidente de la Unión de Vinos y Licores, informó que se sabe que estos comerciantes provienen de la ciudad de Puebla y Tlaxcala, quienes brindan una aparente degustación del producto que ofrecen, siendo esa prueba de licor original, pero su producto no es de la calidad indicada.

Desafortunadamente, algunos dueños de bares y restaurantes han sido engañados, por lo que llegan a adquirir estas bebidas, derivando en pérdidas en sus ventas, pues al darse cuenta de la mala calidad lo retiran.

El entrevistado informó que el precio más económico en cuanto a botellas de alcohol es de $80 en el caso de algún tipo de mezcal, siendo el vino, tequila, vodka y ron, entre otros, los de precio más elevado, dependiendo de la marca y años de reposo.

Para evitar la adquisición de productos adulterados, recomendó verificar el estado físico de la botella, asegurarse de que la tapa no haya sido violada, además debe tener el holograma de autenticidad por parte de la Profeco y se debe requerir factura al realizar la compra.


DEMANDA

II Al tratarse de un producto no regulado, la demanda de alcohol adulterado es alta, por su bajo costo.


GIANNY HANMED P./EL MUNDO DE TEHUACÁN