Tehuacán.- Más de mil toneladas de basura, olores fétidos y 250 contenedores en mal estado fue el saldo que dejó el rompimiento entre Olimpia y Ooselite, donde ciudadanos fueron los más afectados.

Ayer al filo de las 10:00 horas, patrullas de Tránsito y Seguridad Pública obstruyeron la entrada de Olimpia, por lo que el gerente general, Pedro Flores Ruiz, pidió que se retiraran, pero solo se quitaron de la puerta y continuaron custodiando.

A las 10:45 horas, personal de Olimpia acudió al Ooselite, donde dejó dos oficios, uno de ellos un amparo donde se argumenta un supuesto crédito por 408 millones de pesos, marcado en el expediente 100 1192-2017, donde un juez suspendió el acto reclamado, y otro donde se solicitó el acceso al relleno sanitario, ambos fueron recibido por Eduardo Pérez, representante legal de Ooselite.

Olimpia retomó la recolección de basura en la ciudad a las 12:10 horas, desplegando 14 unidades para realizar la actividad de recolección.

Cerca de las 14:30 horas los camiones comenzaron a reunirse en Santa María Coapan, para llegar en caravana al relleno sanitario, donde ciudadanos, exfuncionarios públicos y empresarios esperaban la respuesta del Ooselite.

Tras un breve diálogo los camiones accedieron al relleno sanitario, aunque durante esos momentos se vivió un ambiente tenso debido a que uno de los ciudadanos abrió la pluma de manera abrupta para permitir el paso de los recolectores.

Fue a las 15:20 horas que el departamento jurídico de Ooselite y el gerente de Olimpia entablaron un diálogo, otorgando el permiso para depositar los desechos.

El Mundo de Tehuacán

Sagrario Cortés