Tanto el Observatorio Ciudadano como la organización Todos por Tehuacán emitieron un pronunciamiento referente a la contaminación que generó la ruptura del biodigestor.

Juan José Hernández López, presidente del Instituto para la Gestión, Administración y Vinculación Municipal (Igavim), hizo un análisis resaltando que al no ser todavía un generador de energía, solo trata aguas residuales, es competencia de la autoridad estatal.

El tema de la contaminación del rastro de aves se viene tratando por ellos desde 2015, tras las quejas de los ciudadanos.

Agregó que necesario solicitar a las autoridades estatales las inspecciones correspondientes; que la autoridad de Santiago Miahuatlán haga público el trato que le dio a este caso; el compromiso de la empresa y es importante la participación de los ciudadanos en conocer de qué forma funciona este tipo de proyectos.

Además, dar seguimiento a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para conocer cómo quedó el estatus de ese tipo de descargas. Entregar copia a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiental (Profepa) que se deslindó y por último dar seguimiento a la contingencia ambiental y de salud.

Por su parte, Todos por Tehuacán señaló que la contaminación provocada por la ruptura de la geomenbrana del biodigestor, se suma a la contingencia de la basura que viene padeciendo la ciudad desde hace unos días, por tal motivo, hicieron un llamado a dependencias como la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para que realicen lo que esté al alcance para atender el problema.

II MARÍA ROJAS TOBÓN

EL MUNDO DE TEHUACÁN