Organizaciones civiles locales se sumaron a la protesta realizada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), luego de que el salario mínimo está por debajo del nivel de pobreza en el país.

“Nos sumamos y compartimos esta posición que es lamentable para la situación que vive nuestro país, el cual se encuentra lejos de una democracia, por lo tanto tiene que estar sometido a las decisiones que toma el poder tanto económico como político”, declaró Gerardo Reyes, activista independiente.

De igual manera llamó al aumento del salario mínimo como insuficiente, ridículo, insultante e indignante que si es comparado con lo que gana cualquier funcionario público es prácticamente nada.

Aseguró que es necesario levantar la voz para ser escuchados y dejar de permitir que las autoridades abusen de las condiciones de pobreza en la que esta sumergida el país.

El salario mínimo de México continúa siendo uno de los más bajos en América Latina, el cual alcanza los 88.36 pesos diarios, siendo totalmente insuficiente.


ANDREA CASTILLO

EL MUNDO DE TEHUACÁN