KINSHASA, Congo .- Al menos 4 mil 500 presos escaparon de la prisión de Makala, en la capital de la República Democrática del Congo, durante el asalto de seguidores de una secta que pretendían liberar a su líder, informó la Policía.

En el asalto, que se produjo ayer de madrugada, los seguidores de la secta Bundu Dia Kongo lograron romper una pared en la parte posterior de la prisión y liberar a su líder, Mwana Nsemi.

Unos 4 mil 500 presos lograron escapar durante la incursión y huyeron a la selva, donde las Fuerzas de Seguridad continúan buscándolos.

De momento han capturado a 179, según las autoridades congoleñas.

"Hay muchos fugitivos. No tenemos todavía un número exacto, pero puede haber sobre unos 4 mil 500. Además, el ataque de los seguidores de Bundu Dia Kongo provocó algunas muertes", dijo el portavoz policial, Mwana Mputu.

La Policía ha desplegado numerosos efectivos para encontrar a los fugitivos.

Muchos son criminales condenados por delitos graves y su fuga a través de la selva supone un riesgo para la población, añadió Mputu.

Las Fuerzas de Seguridad llaman a la colaboración ciudadana y piden que denuncien la presencia de los fugitivos.

Más de 300 presos se fugaron también en junio de 2014 de la prisión central de Bukavu, en el este del país, en un motín que causó al menos seis muertos.

Otros 300 se escaparon en octubre de ese mismo año de una cárcel en el norte cuando un grupo de hombres armados asaltó el centro y liberó a los rehenes.

REFORMA