Ciudad de México.- Ante la escasez crónica que afronta su país, cerca de medio millar de venezolanas decidieron rebelarse contra el Gobierno.

Las mujeres, procedentes de la ciudad de Ureña, cruzaron ayer a la vecina ciudad colombiana de Cúcuta, a pesar del cierre de la frontera común, para comprar alimentos.

Ataviadas con ropa blanca y al grito de "Sí se puede", marcharon hasta el paso fronterizo vigilado por miembros de la Guardia Nacional Venezolana, quienes formaron un cordón para cortarles el paso pero que finalmente se vieron superados y no pudieron impedírselo.

La porosa frontera terrestre entre Colombia y Venezuela, de 2 mil 219 kilómetros, fue clausurada en agosto del año pasado por orden del Presidente Nicolás Maduro como parte de una campaña contra el contrabando y presuntos paramilitares que operan en la zona.

"En Venezuela, la mayoría de empresas están cerrando. Nos hicieron un llamado para pasar, las autoridades venezolanas no nos quisieron dar paso y nos tocó a la fuerza", relató Belky Herrera, madre de cinco hijos y una de las venezolanas que logró cruzar, al periódico colombiano El Tiempo.

"Sea como sea a nuestros hijos no los vamos a dejar morir de hambre, gracias a Dios vivimos al pie de la frontera", añadió.

Debido a la tasa de intercambio entre el bolívar venezolano y el peso colombiano, las mujeres tuvieron que pagar un precio hasta 10 veces mayor por los alimentos que si los hubieran comprado en su país.

El problema, según sus testimonios, es que en Venezuela ya apenas queda nada que comprar.

"Decidimos cruzar la frontera porque no tenemos alimentos en nuestras casas y nuestros hijos están pasando hambre, hay mucha necesidad", declaró otra de las venezolanas a La Opinión de Colombia.

Mientras regresaban a Ureña cargadas con bolsas, las mujeres entonaron el himno de su país, el cual afronta una monumental crisis económica a causa de la bajada del precio del petróleo.

La Canciller de Colombia, María Angela Holguín, viaja hoy a Cúcuta para, entre otros temas, analizar la situación de la frontera casi un año después de su cierre, el cual también provocó un éxodo de migrantes colombianos residentes en Venezuela.

Pese a la clausura, la circulación de personas y mercancías continúa a menor escala por pasos ilegales y, según autoridades, en las últimas semanas se han presentado otros casos similares al de ayer.

REFORMA/Foto de Twitter: @TVPemex