Berlín.- El ejército alemán empezó hoy a sacar ciudadanos alemanes de Sudán del Sur, en el oriente de África, a causa de la agudización de la violencia y la intensidad del conflicto armado interno.

De acuerdo con un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores, difundido este miércoles en Berlín, “el equipo de crisis del gobierno alemán decidió la evacuación de los ciudadanos alemanes de Sudán del Sur”.

El gobierno de Berlín no ha proporcionado hasta ahora más detalles sobre el operativo por razones de seguridad.

Los combates que se registran en Sudán del Sur hacen temer el resurgimiento de la guerra civil, luego de que miles de personas han sido asesinadas y alrededor de tres millones de sursudaneses se han desplazado para huir de la violencia.

El primer avión alemán militar de transporte, un Transall, despegó este miércoles de la capital sursudanesa, Juba, para llevar a los ciudadanos alemanes al país vecino, Uganda.

En tanto, el ejército alemán manifestó su disposición a ayudar a sacar del país a otros ciudadanos europeos.

Los preparativos militares para rescatar a los ciudadanos alemanes se han estado llevando a cabo desde hace varios días. En el país africano quedarán un total de 15 militares alemanes que realizarán tareas de observación del conflicto, siete en la capital Juba y ocho en diferentes puntos del país.

Los Transall están equipados con protección en caso de que sean atacados con cohetes.

Los combates estallaron pocos días antes de que se cumpliera el quinto aniversario de la independencia de Sudán del Sur, con 11.3 millones de habitantes, de acuerdo a los más recientes cálculos del Banco Mundial en 2013.

Los enfrentamientos los protagonizan los partidarios del presidente Salva Kiir y los rebeldes del vicepresidente Riek Machar.

La Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas promueve que ambos detengan los combates con un llamado a sus respectivos partidarios para un cese al fuego, que al parecer ha empezado a ser vigente.

Sudán del Sur ha vivido en la inestabilidad política desde su independencia.

El presidente y el vicepresidente pertenecen a etnias diferentes.

El primero acusó al segundo de planear un golpe de Estado. Las dos partes acordaron un cese al fuego hace un año, pero los combates resurgieron.

NOTIMEX/Foto: EFE