El Cairo.- Human Rights Watch (HRW) denunció hoy la crítica situación de unos 70.000 refugiados sirios, en su mayoría mujeres y niños, atrapados en la frontera jordana, por lo que pidió a las autoridades del reino hachemí que permitan la entrada de ayuda humanitaria.

Según un comunicado de HRW, nuevas imágenes de satélite del pasado 31 de agosto muestran la "desesperada" situación de los ciudadanos sirios que se encuentran en la zona desértica de Rukban, en el noreste de Jordania.

"La últimas imágenes confirman que la crisis humanitaria en el campamento de Rukban no se ha solucionado y parece que está empeorando", lamentó Nadim Houry, subdirector para Oriente Medio de la organización.

En las fotografías se ve a una gran cantidad de desplazados alrededor de siete puntos de distribución de agua ubicados en territorio jordano, fuera de la zona desmilitarizada establecida en la frontera.

Las familias sirias tienen que cruzar andando una barrera de arena para llegar a esos puntos para luego regresar cargados con el agua a la zona desmilitarizada donde se levanta el campamento.

Houry instó a Jordania a "permitir inmediatamente a las organizaciones humanitarias reanudar sus entregas de ayuda para aliviar el sufrimiento de los desplazados".

Las imágenes por satélite indican que el número y la densidad de tiendas en el campamento de Rukabn no ha disminuido desde finales de junio pese a las dificultades, agregó HRW.

El pasado 21 de junio, el Ejército jordano decidió considerar las dos áreas fronterizas con Siria como "zonas militares cerradas", después de que un suicida del grupo yihadista Estado Islámico (EI) hiciera explotar un coche bomba en una posición castrense en la zona, lo que mató a siete militares.

Los extremistas se aprovecharon de un corredor utilizado para mandar ayuda humanitaria a los refugiados de Rukban para lanzar el ataque, lo que llevó a las autoridades jordanas a sospechar que hay desplazados que tienen lazos con el EI.

Desde el cierre de esas dos áreas, Jordania ha permitido la entrega de agua a los refugiados atrapados y el suministro de alimentos una vez a principios de agosto.

El pasado 1 de septiembre, el jefe del Estado Mayor de Jordania, el general Mishaal al Zaben, pidió una "intervención" de la comunidad internacional para encontrar una solución para los refugiados de Rukban.

EFE/Foto: DEPOSITPHOTOS