Ciudad de México.- Nueva Zelanda fue escenario de una incautación millonaria de cocaína digna de una película.

El viernes, detectives terminaron la mayor incautación jamás registrada en ese país, al interceptar unos 14 millones de dólares neozelandeses (10 millones de dólares estadounidenses) en cocaína, en la ciudad de Auckland.

Al episodio se añade que los 35 kilogramos de cocaína provenían de México y estaban escondidos en una estatua de una cabeza de caballo con diamantes incrustados.

No queda claro si el destino de la droga, que entró al país en mayo, era Nueva Zelanda, o si la parada final era la costa este de Australia, como sospecha el investigador sobre drogas Chris Wilkins de la Universidad de Massey.

Tras encontrar la droga y después de varias semanas de intensa vigilancia y labores de inteligencia, la Policía neozelandesa irrumpió la mañana del viernes en el Aeropuerto Internacional de Auckland y detuvo a un mexicano de 44 años y a un estadounidense de 56 implicados en el tráfico de la cocaína.

II Agencia Reforma