Washington.- Estados Unidos impuso ayer por primera vez sanciones al líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y castigó a otros diez funcionarios norcoreanos por los abusos de derechos humanos cometidos por el régimen, con la esperanza de presionar a ese Gobierno y entorpecer su acceso al sistema financiero mundial.

"Bajo Kim Jong-un, Corea del Norte sigue infligiendo una crueldad y sufrimiento a millones de personas de su propio pueblo, incluidos asesinatos, trabajos forzados y tortura", afirmó el subsecretario del Tesoro en funciones para Inteligencia financiera, Adam J. Szubin.

Las sanciones del Departamento del Tesoro afectan a Kim Jong-un, otros diez funcionarios norcoreanos y cinco entidades del país, y resultan en la congelación de las propiedades que puedan tener bajo jurisdicción estadounidense y la prohibición a los ciudadanos de EU. de implicarse en transacciones financieras con ellos.

II EFE