Ginebra.- Los escándalos de abuso sexuales que ha salpicado a políticos, deportistas, estrellas del espectáculo y hasta a ONGs, alcanzó a Naciones Unidas.

Personal humanitario y de las misiones de paz de la ONU podría ser responsable de unos 60 mil casos de conducta sexual inapropiada perpetrados en la última década.

Así lo denunció Andrew MacLeod, antiguo responsable de la Oficina de Coordinación de Emergencia Humanitaria de la la Organización.

"La escala de casos de abuso sexual podría ser enorme", advirtió en una entrevista con CNN.

MacLeod estimó dicha cantidad de casos y sostuvo que el número de violaciones podría ser mayor.

La jefa de prensa de la ONU Alessandra Vellucci dijo a Grupo REFORMA que de momento no podía comentar, ni confirmar o negar las acusaciones.

MacLeod agregó que los casos de abuso sexual, especialmente contra menores de edad, no ha disminuido porque nadie está en la cárcel pagando por estos crímenes.

Asimismo, desafió al Secretario General de la Organización, António Guterres, a que retire la inmunidad diplomática a todas las personas acusadas de violencia sexual para que puedan ser juzgadas.

El ex funcionario de la ONU también remarcó la gravedad de las acusaciones especialmente en lo que se refiere a pedofilia.

En tanto, el Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (Unicef) admitió ayer deficiencias en su apoyo humanitario a niños que acusaron ser víctimas de abuso por parte de las fuerzas de paz de Francia en la República Centroafricana, informó The Guardian.

De acuerdo con una declaración de Unicef Holanda, el pronunciamiento es el primer reconocimiento público de las fallas de la agencia para proporcionar apoyo a algunas de las víctimas de presuntas agresiones cometidas por las fuerzas de paz en la nación africana.

"Hay decenas de miles de trabajadores humanitarios en todo el mundo con tendencias pedófilas, pero si usas una camiseta de Unicef, nadie te preguntará qué haces'', señaló MacLeod.

Agencia Reforma