Argentina promulgó este miércoles la ley que permite el uso medicinal de la marihuana en el país, una medida que garantiza a ciertos pacientes el acceso al aceite de cannabis y que ya había sido aprobada por el Congreso.

La norma, publicada este miércoles en el boletín oficial del país austral, autoriza la producción de la sustancia a varios organismos científicos estatales, con fines de investigación, pero no el cultivo particular.

El texto establece el marco legislativo necesario para desarrollar estudios basados en evidencias experimentales, explicó el investigador superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), Marcelo Rubinstein.

Rubinstein destacó las propiedades paliativas del cannabis, observadas ya en alrededor de 50 patologías de distinto origen, y afirmó que es “muy efectivo” para atenuar o eliminar los efectos adversos de tratamientos oncológicos como la quimioterapia, ya que reduce las náuseas o la caquexia (pérdida de apetito).

EFE