La democracia debe guardarse de dos excesos: el espíritu de desigualdad, que la conduce a la aristocracia, y el espíritu de igualdad extrema, que la conduce al despotismo.- Montesquieu.

Para entender la democracia como forma de gobierno en la cual el poder es de las masas, clásicos como: Rousseau, Locke, Tocqueville, Mill, Bobbio coinciden en que esta forma de gobierno va mucho mas allá de sus gobernantes que son elegidos por el pueblo, incluso en el pensamiento de Tocqueville y Mill, la democracia representativa solo constituye a países que alcanzan cierto grado de civilización. En pleno siglo XXI, no hemos podido conformar un gobierno en la cual la democracia sea propositiva, parece ser que esto solo es una tempestad de cúpulas, que en la última instancia es el beneficio de los ciudadanos.

Bobbio en su libro Liberalismo y Democracia, expone la democracia de los antiguos y de los modernos ante poniendo el liberalismo como la forma en que el estado tiene capacidades limitadas en el ejercicio del poder. Se puede hablar de Sartori y la democracia representativa, entre otros.La democracia debe entenderse no solo en el voto o en el sistema de partidos, que en la voz ciudadana votar por uno y otro da lo mismo, sino como la parte en que la participación ciudadana, el acceso a la información y la rendición de cuentas (entre otros) son las claves para el funcionamiento democrático; temas como educación, desarrollo económico, igualdad de condiciones, disminución de la pobreza han encaminado una larga lucha entre los que nos gobiernan. Hoy nuestra democracia es sinónimo de falsedad, propiciada por políticos tradicionales generando crisis de representación. Algunos años atrás el sistema político mexicano era controlado por el partido hegemónico, luego pasamos a un sistema laxo de partidos lo que ha permitido hacer alianzas o gobiernos de coalición que si bien ha dado resultados en algunos estados del país y en otros generando un desequilibrio. La sincronía entre gobernante - ciudadano, respetando el ya trillado estado de derecho, es imperativo para construir estabilidad. ¿La democracia es una utopía? Sin voluntad, Tal vez...

Tehuacán hoy sufre de amnesia, de crisis de representación política, la alternancia presidencial como forma de solucionar los males, no es la vía, hoy se debe aportar de un proyecto incluyente juventud y experiencia de profesionalización de enarbolar un proyecto de sustentabilidad, que los partidos políticos apuesten por los mejores capacitados, que los candidatos independientes sean serios, solo con voluntad y capacidad se puede generar grandes cambios que se necesitan. La sinergia que deben causar es que la ciudadanía participe en los temas de mayor trascendencia; la política es de tiempos y el poder excesivo dura poco.

En suma, sigamos participando y generando propuestas, brindar la información pero sobre todo participar, construyamos la ciudad que nos merecemos...


PUNTOS Y LETRAS

LIC. SERGIO MARTÍNEZ BAZÁN


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz