Dicen los que saben que ser demagogo es proponer soluciones fáciles a problemas políticos complejos. Así que hagamos un pequeño ejercicio de demagogia y solucionemos de una vez por todas el conflicto de la recolección de la basura. Porque eso sí, la bronca es recolectarla; generarla es pan comido. Basta saber que en promedio cada persona, sea chiquita o grande produce en promedio un kilo y medio de basura al día. O sea, repito, lo gruexo es levantarla y transportarla al relleno sanitario y una vez ahí darle tratamiento. Okei, maguey. La solución por tanto es que si Olimpia cobra dos melones mensuales por llevarse los desechos de la ciudad, lo único que hay que hacer es juntar la lana. Y no debería haber problema, pues si en la ciudad hay, en números redondos, 50 mil casas, repartido el pago nos tocaría de a 40 pesos mensuales por vivienda y sanseacabó. Ahí se juntan los dos milloncejos. Ahora bien algunos dirán que no es justo que todos apoquinemos lo mismo porque la mitad de esas casas son de personas de colonias populares o de zonas suburbanas sin contenedores. De acuerdo, pues que esas 25 mil casas paguen solo 20 pesitos al mes y con ello se juntan 500 mil pesos. Y que las otras 25 mil casas, que son del centro, fraccionamientos y unidades habitacionales que paguen 50 pesos, lo que nos da un millón 250 morlacos. Así las cosas, de pura vivienda tendríamos una recaudación de un millón 750 chipirones y solo habría que recuperar los 250 mil restantes. De dónde. Pues fácil: si hay mil contenedores por toda la ciudad, que se alquilen para ponerles publicidad de a 250 pesos al mes y de ahí completamos los dos millones para Olimpia. Pero aún hay más. Que las 500 grandes y medianas empresas, como supermercados, restaurantes, hoteles, hospitales, bancos, boutiques, almacenes de ropa, refaccionarías, llanteras, colegios particulares, locales de El Paseo, etcétera, paguen por lo menos 300 pesos mensuales, y estos nos daría otros 150 mil chipirones. Y que también los mil puestos de tacos, antojitos, tienditas de la esquina y de chacharitas, paguen 100 morlacos al mes, y eso nos da 100 mil pesos más. Y que las oficinas y dependencias del gobierno también paguen... Y que tal si se separaran y venden mensualmente unas 30 toneladas de PET, que lo están comprando en promedio a 3 pesos el kilo, lo que nos aportaría otros 90 mil pesos. O sea, entre todo lo complementario tendríamos un colchón de más de 300 mil varitos. Y así podríamos seguir sacando jugo al bisnes de la basura pero no es el caso. Y si alguien dice que todo este planteamiento es una mafufada, tendría parte razón, pues las más de las gentes no quieren pagar pues desconfían del ayuntamiento sin el hache. Pues entonces que el servicio lo cobre Olimpia y santo remedio, que para el caso es el concesionario, ¿o no? Nota: el presente artículo no fue patrocinado por ningún demagogo, de esos que ya empezaron a asomar la cabeza pues la elecciones ya están a la esquina de la vuelta, verdad de Dios.


Fantasías animadas

MARCOS D. BERGER


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz