Hoy se afirma que nuestra realidad se va construyendo cadavez más aimagen de la imagen, es decir, que se está generando un marco de referencia imaginario que, en el casode la política, hacreado muchos escenarios nuevos y ha roto con las relaciones tradicionales; aunque en el campo de la educación esto no parezca tan visible es, en realidad, mucho más profundo pues el impacto de losmedios sobre el imaginario social y la construcción de la realidad opera por planos de significación diferentes e inclusivos. La realidad va operando como una serie de referencias sobrelas referencias, construyendo abismos de significación en una especie de circularidad infinita. Este proceso tan complejo degeneración de sentido marca un nudo central en el porqué de la adolescencia de los métodos tradicionales que se hanutilizado pedagógicamente. En opinión de Vizerlo que hacen los medios es, justamente, generar una serie de situaciones en las cuales son referentes de sí mismos con unaapariencia de discurso en el que la referencia es la realidad. Las interrogantes implícitas en el planteamiento de este investigador argentino nos mueven a pensar acerca dela relación entre tecnología, poder e identidad. Precisamente, Antonio Cafiero (Cafiero et al.,1997) plantea que la técnica seha convertido en la ideología dominante, que justamente con el derrumbe de las ideologías que se disputaron el predominio en el siglo XX, es la técnica la verdadera ganadora y que en buena medida los conflictos de identidad de lacultura contemporánea resultan de la estrecha relación entre el hombre y latecnología. Frente a ello el modelo de escuelavigente corresponde históricamente a la idea de generalización de la lectura y laescritura. Por lo tanto, afirma Cafiero, es preciso producir transformaciones profundas en elmodelo educativo vigente.

Todaslastecnologíastiendenacrearunnuevoambientehumano[...]Las tecnologías no son simplemente inertes contenedores de seres humanos:son procesos activos que remodelan igualmente los seres y las otras tecnologías[...] Cuando una sociedad inventa o adopta una nueva tecnología que dapredominio o nueva importancia a uno desus sentidos, la relación de los sentidos entre ellos se transforma. Elhombre se transforma [...] (Mc Luhan, 1985:303).

Es por esto que ninguna reflexión seria sobre el porvenir de la educación, la comunicación y la cultura puede formularse ignorando la influencia delos medios electrónicos y la informática. El propio Cafiero dibuja la

Ambivalencia de la técnica y dice que:puede servir al progresode la humanidad, por ejemplo en la lucha contra el hambre, laenfermedad y eldeterioro ecológico o puede, al contrario, exacerbar las desigualdades hastavolverlasintolerablesy servircomofactordepodermilitaro dedominación económica. La tecnología podría incluso desplazar a la propia filosofía en la búsqueda del sentido de la vida volviéndose responsable del nivel moral y espiritual de nuestra civilización. Octavio Paz (1994), por su parte, dice: Pronto no habrá ni izquierda ni derecha, y los hombres del siglo XXI se enfrentarán a la másgrave amenaza de nuestra historia desde elperiodo paleolítico: la supervivencia de la especie humana. No pienso sólo en las terribles destrucciones del medio natural por la alianza de la técnica y el espíritu de lucro del régimen capitalista [...] nos amenaza una nueva barbarie fundada en la técnica.

Se ha llegado a unpunto en el que la gente pareceestar enterada de todo yal mismo tiempo de nada importante. Pareciera, dice el autor, que en el mundo hoy se privilegia la cultura ligera, las referencias fáciles, el afán de lo rápido y del tiempo corto quesobreestima la novedad y descalifica lo permanente.

En este sentido, ¿será elretorno a lacultura oral pero sin elcara a cara?, ¿quéproducción humana aportarán los aprendizajes fragmentarios e instantáneos? Las preguntas de Cafiero nos llevan a otro de los temas importantes en estas jornadas: la juventud o, mejor dicho, la ideade juventud que permeaa la sociedad contemporánea. Roberto Marafioti coincide en cuanto ala afirmación del protagonismo de los medios en la construcción de horizontes culturales, pero suaportación va más enla dirección de identificar las pautas de consumo de la población actual. Encuentra que la juventud es la etapa más valorada tanto por los sistemas educativos como por los medios ya que tienen por objetivo preferencial de su oferta este segmento del público, aunque ahora la idea dejuventud ya no es cronológica sino que se ha convertido en un modelo cultural alcual se aspira entodo momento. Desde lo biológico, la búsqueda es mantenerse a toda costa en un estado permanente de jovialidad y vitalidad. Desde lo cultural, la juventud es el blanco concreto de las ofertasmediáticas. Se ha producido un cambio en la percepción del ser joven; hay por unlado una tendencia a laampliación dela juventud y, por el otro, la juventud se ha tornado en símbolo de la cultura mediática. Fernando Savater lo dice de estamanera:

La joven, la moda joven, la despreocupación juvenil, el cuerpo ágil y hermoso

eternamente joven a costa decualesquiera sacrificios, dietas, remedios, laespontaneidad caprichosa, eldeporte, lacapacidad incansablemente festiva, la alegre camaradería de la juventud...son los ideales de nuestra época [...] El espíritu del tiempo asegura hoy que quien noes joven está muerto. Ser viejo yparecerlo, ser un viejo que asumeel tiempo pasado, es algo casi obsceno que condena al pánico de la soledad y el abandono. A los viejos nadie los desea ya-ni erótica ni laboralmente- y la primeranormade la supervivencia social mantenerse joven (Savater, 1997:60).

La niñez y la vejez fueron etapas valoradas en el pasado pero hoy nadie quiere llegar a serun viejo y los niños viven en una aceleración precoz que los lleva a desear transformarse en jóvenes muy pronto. Para el autor la desaparición de la infancia está ligada principalmente a la televisión. Neil Postman asegura que en la época actual, la televisión devela secretos que remiten a tres áreas: la sexualidad, la violencia y la competencia de los adultos para dirigir el mundo. Hoy los políticos jóvenes son mucho más carismáticos, hoy el éxito debe alcanzarse en plena juventud. Hoy la sociabilización se estátransformando en dirección de erosionar las fronteras entre la niñez y la adultez. Por ello es claro el desconcierto que existe en el sistema educativo sobre el problema decómo manejar la relación: juventud-escuela-medios. Hoy, una preocupación central es el comprender cómo son interpretados los mensajes de los medios y cómosus representaciones afectan los procesos culturales en conjunto.


Filosofía

DR. FAUSTO DE JESÚS MORFÍN HERRERA

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz