Filosofía


Segunda parte

Son tres puntos que el individuo debe buscar para alcanzar su destino o lugar en la vida:

a) El autoconocimiento.

b) El aprendizaje.

c) La exigencia y disciplina.

a) El autoconocimiento. Que se alcanza a través de la experiencia acumulada por el individuo a través de los años, con una gran cantidad de vivencias, que surgen de las relaciones interpersonales y grupales.

b) El aprendizaje. Que es la capacidad de experimentar interpretando el significado de las vivencias en la realidad de uno mismo, nos permite enfocar nuevas metas con estrategias de crecimiento.

c) La experiencia y la disciplina. Que están condicionadas en base a los hábitos y las conductas del individuo, el entorno y el tiempo, forjan actitudes que caracterizan a cada quien, se puede definir como la libertad que tiene cada individuo para auto dirigir su camino.

Las primeras experiencias laborales son importantes como campo de adiestramiento y capacitación, todo puesto de trabajo es una magnífica oportunidad de probar y experimentar lo aprendido El trabajo, no importando de cual se trate, nunca debe ser definitivo, cada individuo descubre su puesto en la vida. Podemos comprobar el grado de equilibrio si el aspecto personal y laboral permiten al individuo alcanzar un estado conveniente de salud mental hacia el logro de los objetivos en el proceso de autorrealización (Fromm, 1990). En el trabajo mientras más creatividad se aplique se incrementa la satisfacción y la plenitud, pero no es la única fuente de energía, la enajenación ocasiona la incapacidad de las personas para la realizar intercambios ideológicos, afectivos.

Las principales estrategias de planeación están soportadas con las fortalezas y los recursos que poseen las personas, en la mayor parte de los casos permanecen latentes. La naturaleza tiende instintivamente hacia la actualización de la potencialidad física, psicológica y espiritual del ser humano. La planeación de la calidad de vida es el arte de conocerse a sí mismo, detectando nuestras fortalezas y aceptando nuestras debilidades, que permitirán proyectar el camino de las personas hacia el logro de sus motivaciones y objetivos en la vida.

Los pasos a seguir en el proceso dinámico de la planeación son los siguientes:

a) Identificar las necesidades personales.

b) Organizar los medios necesarios para lograrlo.

c) Establecer las prioridades de los objetivos y metas.

d) Elaborar el proyecto de calidad de vida.

El individuo es por su propia naturaleza un ser social, con necesidades físicas, intelectuales, espirituales, económicas y emocionales que entiende de manera distinta sus necesidades. Los cambios continuos en las organizaciones contribuyen para que se acepte con más facilidad una cultura de calidad, que implica modificar la forma de pensar, de sentir y de actuar de las personas, reflejando los valores que los guían en la vida.

El ser congruente en los diversos ambientes en que se desenvuelve el individuo, es uno de los retos más difíciles de alcanzar y puede ser el motivo de su existencia. Una vida emocional trascendente, con un equilibrio sano de mente y cuerpo, hacen que las personas logren una visión optimista de la vida, incrementando sus potencialidades y enseñándolas a desarrollar una capacidad para elegir el camino conveniente con un crecimiento integral.

La forma de lograr un buen ambiente de trabajo con el compromiso de los trabajadores de mejorar su productividad se basa en la confianza mutua del personal, que permite darle su lugar a cada uno planeando las metas individuales vinculadas a los objetivos grupales y de la organización, logrando un clima de colaboración enfocados todos hacia el mismo fin. (Efecto sinergético).

El conocimiento de uno mismo se entiende como la conciencia que la persona tiene de sus necesidades reales de crecimiento y trascendencia, por lo tanto se debe mantener un nivel de energía suficiente conservando buena salud y un adecuado funcionamiento del organismo que garantice al individuo su desarrollo físico, psicológico y espiritual.

La actitud de aprendizaje en el individuo permite alcanzar una conciencia clara de lo que es importante, como la necesidad de aprender en la vida, se aprende de cualquier experiencia que la vida nos pone, desde la más insignificante hasta la más trascendente.

La calidad de vida en el trabajo es una filosofía que mejora la dignidad del empleado, realiza cambios culturales y brinda oportunidades de desarrollo y progreso, incluyen todo un conjunto de creencias que abarcan los esfuerzos por lograr un incremento de la productividad, la moral y la motivación de las personas. La Calidad de Vida en el Trabajo se puede ver como una forma moderna de laborar en las organizaciones, incrementando su eficiencia para el aprovechamiento de los recursos hacia logro de los objetivos establecidos.

La calidad de vida de las personas representa una ventaja competitiva para la organización, por el incremento de la efectividad organizacional coadyuvando a la satisfacción de las necesidades de los trabajadores.


Los comentarios y puntos de vista en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz