Dicen los que estuvieron y los que no estuvieron, que en el zafarrancho para desalojar a los vendedores de afuera de San Francisco, varios churros y elotes resultaron heridos de gravedad. Y que uno que otro hot cake también salió lesionado. Pero ya fuera de guasa mal acabó el desalojo de estos casi veinte comerciantes encabezados por “el gelas” o “el joven” o como le llamen ahora a este popular esquitero, porque después de pasar varios días en el fresco bote y encima de pagar una lanota para recuperar su libertad, ahora resulta que ya perdieron su lugar en el nuevo mercado-T. Y por si esto fuera poco, en lo que se determina cuánto deberán palmar por daños a los policías que los levantaron, tienen prohibido salir del país, como si de verdad quisieran huir a Europa, y no podrán acercarse ni a las oficinas municipales ni a los policarpios. Pa-que-se eduquen, dirá don albaricoque. Osease que para poder vender sus alimentos, estos mercaderes deberán buscar un nuevo lugar a varios kilómetros del centro o de plano cambiar de giro. Y para poder pagar su predial o tramitar un acta de nacimiento tendrán que hacerlo por correspondencia; y si a alguno lo están asaltando no podrán dirigirse a un oficial so riesgo de ser llevados de nuevo al botellón. Porque creo que como que se se vieron lentos los vendedores, pues bien pudieron haber tramitado un amparo exprés contra el desalojo. Y ciertamente ampararse contra un gobierno que se ha amparado contra la destitución de la presidenta, contra la requisa del catastro y contra la huelga de los trabajadores del sindicato, hubiese sido un celebrado machetazo a caballo de espadas. Pero ya ni llorar es bueno. Es como al señor que se llevaron detenido por haberse atravesado una calle en reparación, y a quién los policías nunca pudieron decirle con claridad el delito o falta que había cometido. Bueno, al final le dijeron que era por resistirse a la autoridad, pues ciertamente el hombre se puso bravo. Y quién no. Mientras tanto en el Salón de la Justicia, Batman veía las imágenes del nuevo mercado-T vacío. Pero como dicen los regidores, no hay que comer ansias pues dentro de algunos años este lugar estará a reventar como La Purisma. Dentro de algunos años, ajá. Dios nos preste vida para comprobarlo. Emoji con carita de yo no fui.


Fantasías animadas de ayer y hoy

MARCOS D. BERGER


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz