Ciudad de México .- "Había una vez una palabra redonda, grande y llena", comenzó la cuentacuentos argentina Marcela Sabio, echando mano de la fórmula clásica. "Y dentro de esa palabra redonda, grande y llena estaba el mundo entero".

Fue el inicio adecuado para la primera jornada del Festival Internacional de Narración Oral Cuenta Lee, un encuentro que celebra la tradición ancestral de narrar el mundo -y los mundos de la imaginación- con la propia voz.

Llevada a cabo esta mañana en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, la inauguración de la edición 27 convocó a 13 narradores del mundo, en su mayoría de países latinoamericanos, pero también de Europa y África.

Entre los cuentos asomaron historias de la literatura, como adaptaciones de textos de Antonio Skármeta, Mario Benedetti y Tomás Urtusástegui, en voz de Hebe Rosell, Anabel Casillas y Rubén Corbett, pero también algunas de la tradición oral mixteca y congoleña, contadas por Pastor Díaz y Franck Moncherit Makouangou.

Cautivo, el público de la sala aplaudió lo mismo al relato de un gato y un becerro que lograron engañar a una jauría de lobos, de la francesa Alexandra Beugnet, que al del Rey que sabía todos los lenguas de mundo, pero no el significado de la palabra saudade, contado por Ana María Lines.

El festival continuará hasta el próximo 24 de julio con eventos en Palacio Nacional, el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia y la Capilla Alfonsina, entre otros. Se clausura el próximo domingo, a las 11:00 horas, en el Palacio de Bellas Artes.

Reforma