Tapachula.-Desde el lunes pasado, habitantes de la comunidad de Ojite de Matamoros, Municipio de Coxquihui, han exigido atención médica a la Secretaría de Salud de Veracruz por el presunto brote de leptopirosis que habría matado a 2 niños en septiembre pasado.

La tarde del 9 de octubre, manifestantes de Coxquihui cerraron el acceso a la carretera Papantla-Espinal-Coyutla, porque, según ellos, la Secretaría de Salud estatal minimizó el brote epidémico en la región a casos de infecciones respiratorias.

Medios locales publicaron que la gente de Coxquihui aseguró que el brote de esta bacteria que provoca, entre otras cosas, fiebre y dolores musculares, comenzó en septiembre con dos niños, uno de preescolar, de 3 años, y otro de primaria.

"Hasta el momento, se trata de un brote de infección respiratoria aguda. El sábado 7 de octubre, la Secretaría de Salud envío dos brigadas integradas por médicos, enfermeras y promotores, mismos que atendieron a la comunidad el sábado y domingo", comunicó la dependencia.

"Los diagnósticos concurrentes en ellos fueron amigdalitis, rinofaringitis e infecciones respiratorias agudas", contrarió a los pobladores el sector salud.

Tras el bloqueo, la respuesta del Gobierno estatal fue enviar elementos de la Fuerza Civil y Policía estatal para desalojar a los manifestantes por alteración del orden público.

Un día después, el Gobernador Miguel Ángel Yunes refirió que procedería penalmente en contra de los organizadores de los bloqueos, entre ellos el Alcalde de Coxquihui.

"Hay que decirlo, un grupo de personas, militantes de Morena y alentados también por el alcalde de Coxquihui en proceso de desafuero, Reveriano Pérez Vega, tomaron la carretera de Coxquihui impidiendo el paso de más médicos y más enfermeras a la población Ojite de Matamoros", declaró.

Lo que comenzó como un reclamo al sector salud, se convirtió en una pugna política, pues un día después de las declaraciones de Yunes Linares, el partido Morena presentó una queja ante la Comisión de Derechos Humanos por presunta omisión en este brote epidemiológico.

Sobre los 12 niños atendidos en el Hospital Regional de Poza Rica, la Secretaría de Salud aseguró en el mismo comunicado que 11 están dados de alta por mejoría y que sólo uno permanece internado.

Hasta ayer, medios locales informaron que los familiares, después de ir a varios hospitales sin obtener una respuesta de qué tenían sus hijos, tampoco han recibido una razón médica por parte de la Secretaría estatal para saber de qué enfermedad murieron.

Agencia Reforma

Foto: AVC