Chilpancingo, Guerrero.- El Gobierno del Guerrero siempre atendió las demandas de seguridad que solicitó el alcalde de Pungarabato, Ambrosio Soto Duarte, aseguró ayer Héctor Astudillo Flores, Mandatario estatal.

Pero se dijo sorprendido, en referencia al asesinato el edil, de que pese a las amenzas en su contra viajara en horas "inconvenientes".

"Llama la atención, subrayo, que haya realizado el viaje en donde perdió la vida a sabiendas de que había sido reiteradamente amenazado, como él mismo lo señaló por un grupo delictivo.

"Y que dicho viaje lo haya hecho en horario inconveniente y en una zona de alta peligrosidad", indicó Astudillo en conferencia de prensa.

Recordó que Soto había recibido amenazas de la delincuencia organizada a raíz del homicidio de su chofer y familiar Sebastián Soto Rodríguez.

Afirmó que el sábado, para viajar a Huetamo, Michoacán, con el propósito aparente de atender un negocio particular, pidió que los policías estatales que también lo cuidan se quedaran con su familia.

En tanto, él se hizo acompañar por dos policías federales.

Según el Gobernador, a su regreso a Ciudad Altamirano, alrededor de las 22:30 horas, a la altura de las "Curvas del Cajón", el alcalde y sus dos escoltas fueron agredidos por individuos a bordo de dos camionetas, que atravesaron en la carretera.

REFORMA/Foto: EFE