CDMX.- La oficina en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) reconoció la labor que Roberto Campa realizó como subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación.

Esto, luego que ayer, entre los ajustes que el Presidente Enrique Peña Nieto realizó dentro de Gabinete nombró a Campa como nuevo Secretario de Trabajo, en sustitución de Alfonso Navarrete Prida.

"Ayer @1campa (Roberto Campa) dejó su cargo como Subsecretario de #DDHH en la @SEGOB_mx y quiero reconocer su compromiso y trabajo por los derechos humanos desde la función pública", destacó Jan Jarab, representante de la ONU-DH.

A través de la cuenta de Twitter del organismo internacional, Jarab destacó la labor de Campa en el mecanismo de protección de periodistas.

"Particularmente por sus mediaciones y cercanía con víctimas y su trabajo en el Mecanismo de protección para personas defensoras y periodistas", escribió Jan Jarab.

"Agradezco también su cercanía con esta Oficina y su indudable capacidad de escucha en todo momento".

Como subsecretario de derechos humanos, Roberto Campa participó en numerosas reuniones, foros y encuentros junto con familiares y víctimas de diferentes violaciones, quienes en no pocas veces le reclamaron a gritos la apatía de diversas autoridades.

"Teníamos claro que el encuentro sería un encuentro complejo, pero a uno le toca algunas veces estar de local, otras veces estar de visitante, y hay que también aprender estar de visitante y dar la cara y escuchar y aprender de estas experiencias para hacer las cosas mejor", comentó Campa en un foro en el Claustro de Sor Juana en julio pasado.

Al ahora Secretario del Trabajo también le tocó representar al Estado Mexicano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en casos como el de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa.

Uno de los peores desencuentros que tuvo con los familiares de las víctimas fue en mayo de 2017, cuando en Washington revivió la versión de que los estudiantes fueron incinerados en el basurero de Cocula, teoría que echada abajo por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que trabajó en el caso a petición del Gobierno.

"Las instancias responsables de la investigación han formulado una hipótesis... que se ha conocido como la 'verdad histórica'. Esa hipótesis presenta la versión de lo que sucedió, de quiénes son los responsables y la versión sobre cuál fue el destino de tres normalistas desaparecidos", planteó en aquella ocasión Roberto Campa.

"Me parece que podemos decir hoy que no se ha consolidado otra hipótesis, que no hay consolidada otra línea de investigación y que no se ha encontrado a ninguno de los normalistas, a ninguno de los muchachos vivos o muertos".

El mensaje de la ONU-DH fue compartido junto con una foto de una reunión entre Jan Jarab y Roberto Campa, en su antigua oficina de las instalaciones de la Segob ubicadas en calle de Dinamarca, en la Colonia Juárez.

Reforma