Ciudad de México.- Decenas de padres de familia y estudiantes encontraron la mañana de este martes escuelas cerradas en la ciudad.

Un número considerable de maestros de la capital, se unió al paro de labores convocado por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Uno de los trabajadores de nombre Julio recibe a padres de familia para informarles sobre el paro en las escuelas.

“¿No va a haber clases?”, pregunta Antonio Bastida, quien lleva a sus dos hijos a la escuela.

“No, los maestros se fueron a paro”, responde Julio.

El padre de familia pregunta cuándo informaron los docentes de la decisión.

“Ayer pasaron los maestros a cada salón a decirle a los alumnos que no habrá clases”, asegura Julio.

“¿Y las boletas de calificaciones?”, cuestiona Bastida.

“Yo creo que ésas ya mañana van a estar”, responde el trabajador.

Julio refiere que los más perjudicados con la reforma serán los padres de familia porque pagarán cuotas.

No todos los docentes coinciden con el punto de vista de la privatización de la educación; algunos consideran que la reforma educativa es importante y los maestros de la Coordinadora se equivocan.

La Sección 9 de la CNTE, correspondiente a la Ciudad de México, convocó ayer a un paro indefinido de labores.

Los maestros disidentes se suman de manera formal a la Huelga Nacional Magisterial que inició el 15 de mayo.

Agencia Reforma