Ciudad de México .- Alejandra Barrales llegó a la presidencia del PRD tras asumir el compromiso con las principales corrientes internas de impulsar las alianzas electorales.

La nueva lideresa logró una votación mayoritaria tras comprometer que para 2017 no están canceladas las alianzas con las izquierdas e incluso con el PAN.

Tras el recuento de votos emitidos por los consejeros nacionales, Barrales tomó protesta como nueva dirigente perredista, en sustitución de Agustín Basave.

Aun cuando no tenía el apoyo de las principales tribus, Pablo Gómez mantuvo su candidatura y sumó 58 votos a su favor.

Barrales, que hoy cumple 49 años, y Beatriz Mojica como secretaria general, dirigirán un año al sol azteca.

Desde su fundación, en 1989, es la primera vez que el PRD es encabezado por dos mujeres.

La candidatura de Barrales fue propuesta por Héctor Bautista, de Alternativa Democrática Nacional, e impulsada por Vanguardia Progresista, tribu ligada al jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

Aunque la línea política aprobada en 2015 establece que el PRD nunca hará alianzas nunca con el PRI, y excepcionalmente con el PAN, los bloques de corrientes exigieron a Barrales expresar una postura clara que garantizara unidad.

En las negociaciones, Barrales planteó que sólo con el PRI no puede aliar el perredismo, lo que agradó a Nueva Izquierda, Iniciativa Galileos y Foro Nuevo Sol.

Un documento que da la bienvenida al diálogo con Andrés Manuel López Obrador también generó el apoyo de Izquierda Democrática Nacional, la tribu de René Bejarano.

Luego de tomar protesta, Barrales advirtió ante los consejeros nacionales que en 2018 ningún partido podrá ganar solo la elección presidencial, y sugirió no caer en un falso debate sobre las alianzas.

"Es un debate superado en nuestro partido. Ahí está el resolutivo de nuestro pasado Congreso Nacional, que dice con claridad: vamos a buscar las alianzas más amplias con todas las fuerzas, excepto con el PRI, un partido que sigue lastimando al país", dijo.

El PRD, planteó, debe definir su propia ruta, retomando las preocupaciones de la ciudadanía y, conforme a las circunstancias se presenten, cuando se tengan que definir alianzas.

"No hay que ir a buscar a otras fuerzas para colocarse en la cola de la derecha o la izquierda".

"Si tenemos una ruta clara, podemos avanzar en la búsqueda de la transformación. No tenemos por qué salir a buscar a nadie. De manera natural nos vamos a encontrar, que es diferente a buscar, con los que estén dispuestos a dar la batalla por la transformación", llamó.

Un día después de haber renunciado como titular de Educación en el Gobierno de la Ciudad de México, Barrales expuso que todos los militantes son corresponsables del rumbo que tome su partido.

REFORMA