México.- Familiares y compañeros de profesión pidieron ayer justicia para el reportero gráfico Rubén Espinosa y para las cuatro mujeres que perdieron la vida en un multihomicidio en la capital mexicana, y exigieron respuestas para un caso que, un año después, permanece sin esclarecerse.

Un grupo de manifestantes se concentró frente a la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, para recordar a Espinosa, Nadia Vera, Yesenia Quiroz, Alejandra Negrete y Mile Virginia Martín, las víctimas del ataque ocurrido en un domicilio de la colonia Narvarte.

Frente a la entrada del edificio, los allí presentes -en su mayoría periodistas y fotoperiodistas- escribieron en el suelo el mensaje "un año sin justicia", el cual adorna ron con claveles rojos y enmarcaron con los retratos de las víctimas.

A continuación se dispusieron a pintar en la fachada de la Procuraduría los ojos de los fallecidos en el ataque, bajo la frase "La ejecución de la Narvarte fue crimen de estado".

La hermana de Rubén, Alma Espinosa, hizo un pronunciamiento en el que aseguró que "la investigación está peor que cuando empezó, debido a que las autoridades se han empeñado en realizar su trabajo con negligencia y francas irregularidades".

Las autoridades no han dicho a los familiares explícitamente que el caso está cerrado, pero este "tampoco avanza", sostuvo ayer la hermana del reportero gráfico.

II EFE