En las fosas de Tetelcingo, Morelos, fueron hallados cuerpos de personas desaparecidas, cuyos familiares habían iniciado las denuncias correspondientes.

Así lo informó Javier Sicilia, citando información de la Policía Federal, la Procuraduría General de la República y la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), aunque no dio más datos.

Las fosas de Tetelcingo fueron iniciadas en 2014 por la Fiscalía del Estado sin ningún protocolo y en ellas se encontraron más de 100 cuerpos humanos, la mayoría sin carpeta de investigación abierta ni los exámenes periciales correspondientes.

"Este entierro, que por su irregular permite un mecanismo de violencia extrema sobre los cadáveres, revela también la existencia de una modalidad de desaparición en un momento en el que este fenómeno resulta ser cada vez más complejo", sentenció Roberto Villanueva, de la UAEM, durante una conferencia de prensa ofrecida sobre los resultados preliminares de la exhumación de los cuerpos.

Aunque el Gobierno de Morelos indicó en un inicio que tenían perfectamente identificados más de 60 cadáveres, sólo 11han sido ubicados, entre ellas tres niñas menores de edad.

En el evento se informó que, hasta el momento, de los restos han logrado identificar 117 perfiles genéticos, además de que tienen otros 12 que entregarán hoy a la PGR, junto con 135 perfiles de personas -de siete estados de la república diferentes- que buscan a algún familiar desaparecido.

También, activistas exigirán que se intervengan las fosas de Jojutla, pues tienen información de que podrían estar en las mismas o peores circunstancias al menos 37 cuerpos, al igual que los más de 100 cadáveres que mantienen en el Semefo del Estado.

Sicilia acusó una simulación de las autoridades en la atención de los casos de desaparición.

Del mismo modo, consideró que las acusaciones contra el rector de la UAEM es una cortina de humo para desviar la atención de la tragedia que han desenterrado en Tetelcingo.

Agencia Reforma