Ciudad de México.- La noche del 25 de noviembre de 2015, un grupo de militares irrumpió en la casa de Juan Flores Solorio, a quien detuvieron y sacaron por la fuerza por haberlos insultado.

Tras seis horas de arresto en los separos de Pénjamo, Guanajuato, el hombre salió del lugar y, tras caminar unas calles, fue desaparecido.

Ayer, el Consejo de la Judicatura Federal dio a conocer que una juez federal ordenó buscar a Solorio en instalaciones de la Secretaría de la Defensa Nacional, porque consideró que está demostrado que fue desaparecido por militares.

Karla María Macías, Juez Noveno de Distrito en la entidad, determinó también que la PGR incumplió con su función investigadora y, por ello, le ordenó indagar el caso por el delito de desaparición forzada y no por secuestro, como lo hizo en un principio.

"Con las grabaciones de las cámaras de seguridad pública y las entrevistas de los militares, se acreditó que elementos del Ejército mexicano detuvieron al quejoso cuando salió de los separos municipales, y hasta la fecha no se tiene noticia de su paradero", informó.

II Agencia Reforma