Chilpancingo.- Los maestros que rechazan la reforma educativa bloquearon hoy las carreteras de acceso a la ciudad mexicana de Chilpancingo para exigir la reanudación del diálogo con el Gobierno y justicia para las víctimas del choque con policías federales en Oaxaca.

Carlos Botello, líder de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (Ceteg), dijo a los medios que demandan la reanudación del diálogo y el esclarecimiento de la muerte de ocho personas en Nochixtlán el 19 de junio pasado.

Señaló que por ahora no hay una hora definida para levantar los bloqueos a las carreteras de Chilpancingo, capital del sureño estado de Oaxaca, que afectan a autobuses de turistas, camiones de carga y a los habitantes de la periferia de esta ciudad.

A las 11.00 hora local (16.00 GMT) al menos tres grupos de docentes cerraron de manera simultáneamente la autopista que conecta Chilpancingo con la capital del país y la carretera que permite llegar a las comunidades de la zona montañosa.

Los maestros colocaron barricadas con neumáticos y piedras para evitar el paso de los vehículos.

Chilpancingo es un cruce importante para llegar al puerto de Acapulco, también en Guerrero, y a los estados de Oaxaca y Michoacán.

Al menos 1.500 personas se encuentran en el bloqueo del norte de la Autopista del Sol, unas 800 en el acceso sur y alrededor de un millar en el camino que va a la zona montañosa.

El 19 de junio pasado se produjo un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad en el municipio de Nochixtlán en el marco de las protestas de los docentes que se oponen a la reforma educativa.

Según el Gobierno federal, los fallecidos en el choque suman ocho, mientras que los maestros sostienen que ascienden a once, la mayoría por disparos.

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), de la que forma parte la Ceteg, responsabilizó a la Policía Federal del incidente, mientras que el Gobierno atribuyó la violencia a grupos radicales que simpatizan con el movimiento magisterial.

Dicho enfrentamiento forzó al Gobierno a sentarse a dialogar con los maestros, pero los dos encuentros realizados hasta ahora no han arrojado resultados y el sindicato mantiene los bloqueos de varias carreteras de los estados de Oaxaca y Chiapas, lo que ha generado desabastecimiento de productos básicos.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, dijo esta semana que no hay fecha sobre una nueva reunión hasta no ver voluntad de los maestros para "devolver la tranquilidad" a Oaxaca y a Chiapas.

"Estamos en el límite, y el límite lo marca la afectación a los derechos de la mayoría de los oaxaqueños y chiapanecos", apuntó sobre la posibilidad de hacer uso de la fuerza para despejar las carreteras.

La CNTE, que tiene mayor fuerza en Oaxaca, Michoacán, Chiapas y Guerrero, los estados más pobres del país, pide la derogación de la reforma educativa de 2013, que estableció la evaluación continua del personal docente y puso fin a añejos privilegios sindicales. EFE